<< >> Up Title Contents

B - LAS ECONOMíAS DE LA SELVA


Además de la tierra y la fertilidad para la agricultura, el hombre encuentra en la selva las proteínas animales, los elementos vitamínicos, y todas las materias primas -para la casa, el artesanado-, así como plantas medicinales. Además la selva se confunde con el Mundo en su dimensión cosmológica y religiosa. Lugar que, a la vez, atrae e infunde temor a todas las poblaciones estudiadas en este trabajo.

1) LOS TIPOS ECONóMICOS

El grado de inserción en la economía monetaria y comercial de cada país provoca evidentemente grandes cambios en las técnicas tradicionales de subsistencia que persisten actualmente. Se pueden distinguir varios niveles, presentes en los tres continentes :

- grupos aislados, económicamente autónomos, sin contacto con la economía vinculada con el mundo exterior ;

Hoy día son muy raros, localizados sobre todo en Amazonia y Nueva Guinea

- contactos moderados, en los que los grupos producen un excedente en el marco de sus actividades tradicionales, con miras a un aprovisionamiento regional de las poblaciones vecinas, para las necesidades internas de éstas ; se trata generalmente de intercambios no monetarios ;

Ejemplo de productos intercambiados : harina de yuca, carne de caza, pescado ahumado, nueces silvestres, cesterías, plantas medicinales...

- contactos moderados, en los que el excedente de los productos se suministra a poblaciones vecinas, que se encargan de hacerlo entrar en un circuito de comercio regional, monetarizado ; estos circuitos y redes de comercio son generalmente muy antiguos (y en este sentido, <<tradicionales>>) ;

Ejemplos de productos : carne de caza, pescado, pero también materias primas de artesanado, como resina de copal, rota...

- grupos que responden en parte a la demanda exterior, sin dejar de conservar una gran autonomía cultural, pero que modifican sus actividades tradicionales de autosubsistencia.

Entran aquí en particular las numerosas poblaciones de agricultores de roza y quema que tienen también pequeños cultivos de renta como el café o la pimienta, así como los grupos extractivistas de Amazonia que recolectan productos silvestres como la hevea o la nuez de Pará.

2) LA CAZA Y LA RECOLECCIóN

Los cazadores-recolectores. Algunos bosques ecuatoriales albergan todavía a algunas de las últimas poblaciones del mundo que viven según una economía de caza y recolección, es decir, sin practicar ni agricultura ni ganadería y extrayendo su alimentación de los recursos silvestres :


* la cuenca congolesa en donde viven varios grupos diferentes de Pigmeos (entre ellos, los Aka, Baka y Mbuti), aproximadamente 120 000 personas ;


* las Filipinas en donde viven los Negritos Agta y los Batak, aproximadamente 70 000 personas ;


* la península malaya en donde viven los Semang (nombre colectivo de varios grupos, Semaq Beri, Batek, Kensiu...), aproximadamente 20 000 personas ;


* Borneo en donde viven los Penan, aproximadamente 20 000 personas ;


* Sumatra, en donde viven pequeños grupos de Kubu, aproximadamente 46 000 personas ;


* Halmahera (las Célebes) en donde viven grupos mal conocidos, en las montañas, aproximadamente 30 000 personas ;


* Amazonia : se conocen algunos grupos llamados <<regresivos>>, como los Yuqui de Bolivia, que, para poder sobrevivir, tuvieron que abandonar la agricultura y convertirse en nómadas, poniéndose a vivir entonces de caza y recolección.

Se puede estimar en aproximadamente 300 000, el número de los miembros de poblaciones móviles cuya economía está centrada en la caza y la recolección.

No obstante, todos esos grupos sin excepción mantienen relaciones regulares y estrechas con las poblaciones de agricultores de las mismas regiones, con dos tipos de intercambios :


* intercambios de alimentos de la selva (carne, miel) a cambio de herramientas y alimentos provenientes de la agricultura (en Africa, en las Filipinas, pero raramente en Amazonia) ;


* participación en el comercio de larga distancia por medio del aporte de productos silvestres, intercambiados contra bienes materiales e incluso dinero (Borneo, Malasia, marfil en Africa).

Actualmente, esas poblaciones de poca envergadura son extremadamente sensibles a los procesos de aculturación, y sufren en todas partes importantes modificaciones económicas, que se caracterizan globalmente por la sedenta- rización y, a veces (pero no siempre), por la adopción de la agricultura.

En todos los casos el proceso de cambio se caracteriza por un continuum : en cada etnia se encuentran todos los tipos intermedios, desde los grupos con un modo de vida tradicional de cazadores-recolectores móviles, hasta los grupos sedentarizados que han adoptado la agricultura.

Los agricultores. Los <<cazadores-recolectores>> no son los únicos que practican las actividades de caza, pesca y recolección . En efecto, la mayoría de los rozadores equilibran su alimentación con numerosos productos silvestres :

la agricultura da la parte cuantitativa del régimen alimentario,
la selva suministra la parte cualitativa.

En otras palabras, la agricultura suministra principalmente el alimento glucídico de base (calórico), mientras que la selva suministra las proteínas (ya por medio de la caza, ya de la pesca), los lípidos y una parte de las vitaminas.

La pesca de agua dulce predomina en Borneo ; en Africa central la caza con trampa es práctica usual, mientras que ciertas etnias solamente se aprovisionan por medio de la pesca de río o por una combinación de ambas técnicas ; en las demás zonas (Filipinas, Amazonia, Malasia...) la mayoría de los grupos asocian caza y pesca.

La recolección varía en importancia pero se lleva a cabo en todas partes, tanto con miras a obtener productos animales (bactracios, reptiles, moluscos, insectos) como vegetales (tubérculos, brotes de plantas, frutos, granos y almendras...).

La ganadería tradicional existe pero en todas partes desempeña tan sólo un papel marginal en el aprovisionamiento alimentario ; en compensación está siempre vinculada con funciones sociales o religiosas.

Varios puntos importantes están vinculados con la práctica de la caza por los rozadores :


* es abusivo confundir con cazadores furtivos a los agricultores que pratican una caza destinada a su alimentación ;


* la caza con trampa, atacada por los ecologistas, tiene como objetivo no sólo la alimentación, sino también la protección de los cultivos contra sus devastadores ;


* la caza y la pesca tradicionales se llevan a cabo en espacios muy grandes; las presas, que comportan numerosas especies, varían mucho según las estaciones, aligerando así la presión en un punto dado ;


* los bosques secundarizados, durante sus fases de renuevo, no son zonas inútiles ; las especies vegetales que los constituyen atraen una cantidad apre- ciable de caza.

Los especialistas. Hay que mencionar aparte a las poblaciones de pesca- dores especializados, que viven a lo largo de los grandes cursos de agua de la cuenca congolesa, y cuyas actividades agrícolas son generalmente limitadas.

Ejemplos : río Congo - Lokele, Songola ; río Oubangui - Monzombo.

Finalmente, en algunos casos como las regiones pantanosas de Nueva Guinea o el Delta del Orinoco (Venezuela), existen pueblos sedentarios que viven de la explotación de plantaciones naturales de palmeras que les proporcionan un alimento feculento, el sagú, sin praticar la agricultura o limitándose a una agricultura complementaria.

Ejemplos : Delta del Orinoco (palmera Mauritia flexuosa) : grupo Warao ; Papuasia-Nueva Guinea (palmera Metroxylon spp.) : delta del Purari - Elema, Kerewo -, delta del Kikori - Orokolo ; Irian-Jaya : grupo Asmat, Mimika.

3) LOS RECURSOS úTILES, PRIMARIOS Y SECUNDARIOS

Cierto número de plantas silvestres desempeñan un papel de primera importancia en la economía de numerosas sociedades :


* en Africa Baillonella (aceite), Irvingia spp. (almendras), Entandrophragma spp. (por las orugas), las rotas Eremospatha, Calamus, las Raphia ;


* en Asia, las rotas Calamus y Daemonorops, los copales Agathis y damares Shorea por sus materias resinosas, los inciensos Styrax, los bambúes, y plantas alimenticias como los sagúes Metroxylon y Caryota spp., los árboles frutales Pandanus, Artocarpus, Durio, etc. ;


* en América las palmeras Mauritia flexuosa (frutos y sagú), Orbignya speciosa y Euterpe oleracea (frutos), los árboles Bertholletia excelsa (almendras) y los árboles frutales Erisma japura, Matisia cordata, diversas Sapotáceas, etc.

Estos productos forestales no leñosos (non-timber forest products) se utilizan desde luego para cubrir las necesidades particulares de la etnia en cuestión, pero entran generalmente en circuitos comerciales en mayor o menor escala. Los especialistas de los recursos naturales muestran un interés creciente por ellos ya que ofrecen soluciones alternativas para una utilización más racional y más diversificada del ecosistema forestal.

4) COMPLEMENTARIDAD DE LAS SOCIEDADES

Hay que insistir en el hecho de que en una misma región coexisten diversas categorías económicas ; dan incluso lugar a menudo a asociaciones de etnias complementarias, durables e institucionalizadas.

En efecto, todos les cazadores-recolectores mantienenen asociaciones ancestrales con rozadores (así los Pigmeos de Africa o los Penan de Borneo).

Pero ocurre lo mismo con etnias especializadas como los pescadores de agua dulce : existen asociaciones complementarias entre pescadores y agricultores a lo largo de los grandes ríos africanos como el Congo.

Asimismo, las grandes sociedades ya jerarquizadas de la llanura inundable de la Amazonia vivían, hasta que fueron barridas por la Conquista, en asociación comercial con las poblaciones del interior qui les suministraban productos silvestres de la gran selva.

Esas asociaciones permitieron el desarrollo a través de los siglos de grandes redes de comercio de larga distancia, destinadas a los países desarrollados fuera de la zona ecuatorial.

Ese fue el caso en la cuenca congolesa antes de la implantación colonial europea (exportación hacia Europa de marfil y madera roja para tinte - entre otros muchos productos menores), y de las redes de comercio de Asia tropical - rota, copal y damar, marfil, cuernos de rinoceronte - entre las islas y el continente chino, que comienza por lo menos en el siglo V y que perdura hasta nuestros días. En Amazonia, las raíces silvestres de zarzaparrilla curan a los sifilíticos de Europa en los siglos XVIII y XIX ....


<< >> Up Title Contents